Tomate el tiempo de ser mejor: La relevancia del tiempo en la formación de hábitos.

Creería que en algún momento de la vida todos hemos estado dispuestos y decididos a cumplir nuestras metas, transformarnos, crear una mejor versión de nosotros mismos – solo para desanimarnos a los pocos días y regresar a nuestros viejos hábitos. La formación de nuevos y positivos hábitos es crucial cuando de crecimiento personal se trata; sin embargo, no siempre es tan sencillo como parece.

¿Qué es un hábito?

Crear nuevos hábitos es en esencia una consiente alteración de quienes somos – un cambio en nuestra personalidad, rutina e incluso habilidades. Con frecuencia los hábitos se definen como”acciones activadas automáticamente por señales contextuales”. Sin embargo, el común uso de la palabra sugiere que un hábito es ´quien somos consistentemente’. Por ejemplo, conservar una actitud positiva en circunstancias retadoras, difícilmente es una consecuencia del contexto. Dicho hábito es omnipresente si realmente se ha establecido como tal – lo mismo aplica para casi todos los hábitos de personalidad. Un hábito es disciplina inconsciente.

¿Por qué formar un hábito es un desafío?

Generalmente, los humanos estamos tan conformes y satisfechos con lo que somos que carecemos de deseo para perseguir lo que podemos ser. La evidencia esta alrededor tuyo. Las personas trabajan más de 40 horas a la semana, quejándose por la falta de tiempo y la monotonía, sin embargo no demuestran intención de cambiar esta situación, las personas saben que ellas pueden mejorar su rendimiento y apariencia física, sin embargo prefieren evitar la incomodidad temporal y se rinden ante la satisfacción inmediata.

La formación de hábitos y su dependencia del tiempo

En la temprana literatura sobre formación de hábitos, se considera que se requiere una ventana de 21 días de dedicación y disciplina para crear un nuevo habito[1].  El libro ´Psycho-cybernetics’ escrito en los 60s esboza las observaciones empíricas de los cambios psicológicos en la percepción de la auto-imagen en pacientes de cirugía plástica. El libro determina que se requiere de 21 días para que el paciente elimine la sensación de desconocimiento y acepte su nueva apariencia[1].
En 2010, un estudio incrementó el periodo requerido para la formación de hábitos a 84 días. Este estudio estableció que en el mejor de los casos automatizar una acción toma mínimo 66 días. Sin embargo, la investigación reconoce que para las tareas fáciles como ‘tomar un vaso de agua cada mañana’ se requiere menos tiempo que para acciones más retadoras como ‘hacer 50 sentadillas después del café de la mañana'[2].

¿Cómo establecer la disciplina necesaria?

Disciplina es la habilidad de hacer lo que necesita ser hecho, más allá de si se quiere o no – la disciplina es aprendida. Alterar tu personalidad drásticamente en pro de convertirte en una persona más disciplinada, puede ser un ejercicio desafiante y agotador, pues esta tarea por si misma requiere disciplina.
Buscando establecer una mentalidad más consciente, necesitamos encontrar. Encontrar motivación inicial es sencillo, lastimosamente es el punto donde la mayoría de personas se detienen. La dificultad está en el ‘impulso para persistir’ ya que muchas personas no logran manifestar su poder de voluntad (bien sea mentalmente, físicamente o por alguna otra complicación). En la mayoría de los casos necesitamos motivación externa.disciplina para continuar
Se pueden encontrar herramientas en internet y en el mundo físico que nos pueden proveer con esta fuerza exterior. Bien sea a través de accountablity partners, o invertir parte nuestro dinero Y  dedicar una parte de nuestro tiempo para asegurar que completaremos dicha tarea, incluso podemos unirnos a desafíos grupales– hay soluciones en todas partes. Los costos de dichas herramientas de motivación y asistencia de mentores son substancialmente compensados por el beneficio del nuevo hábito formado.

Nunca des un hábito por garantizado

Debemos notar que no importa cuán automatizada una actividad se pueda volver, aun somos nosotros, nuestro poder de voluntad, los que ejecutaremos tal actividad. Cuando el tiempo pase, y la disciplina se esté debilitando, es imperativo aferrarnos a la información y las herramientas utilizadas para encontrar ese ´impulso para persistir’.


[1] Maltz M. Psycho-cybernetics. New York, NY: Prentice Hall; 1960.

[2] Lally P, van Jaarsveld CHM, Potts HWW, Wardle J. How are habits formed: modelling habit formation in the real world. Euro J Soc Psychol. 2010;40:998–1009.

Comments are closed.